Infociudad - "MONUMENT ""AGRICULTOR, AGRICULTURA, PROGRESO"" - València

Cerques en Infociutat

Localització d'equipaments pel seu nom o a partir d'alguna paraula inclosa en la seua descripció o contingut.

Opcions de la cerca

Cercar en:

    "MONUMENT ""AGRICULTOR, AGRICULTURA, PROGRESO""

    HISTORIA:

    Con este lema, constante en su liso pedestal, álzase en el encuentro de las calles de Roís de Corella y Sant Vicent Màrtir, un insólito monumento, que lo es, no sólo por sus formas, próximas al surrealismo expresivo, sino también por su origen: el donativo, no exento de cierto mecenazgo, de una casa comercial (John Deere) de cuya motivación publicitaria apenas hay constancia en algún lado menos visible de la obra, que tampoco es la única proveniente de éste origen, pues hay otros, diferentes, en varias poblaciones españolas.

    Su trilema se plasma en tres figuras, varón, mujer, niño, estilizadísimas en lo sintético, curvilíneo, y expresivo, que cuenta con la eficacia voluménica de los vacíos; siendo obra de José Carrilero Gil, artista caravaqueño, fundido por E. Capa, ambos de la escuela de Bellas Artes de Madrid.

    El monumento, que con algunos otros, recientes, representa en nuestra plástica callejera, las corrientes más modernas, se inauguró por el alcalde López Rosat en 15 de marzo de 1972.

    "MONUMENT ""AGRICULTOR, AGRICULTURA, PROGRESO""

    HISTORIA:

    Con este lema, constante en su liso pedestal, álzase en el encuentro de las calles de Roís de Corella y Sant Vicent Màrtir, un insólito monumento, que lo es, no sólo por sus formas, próximas al surrealismo expresivo, sino también por su origen: el donativo, no exento de cierto mecenazgo, de una casa comercial (John Deere) de cuya motivación publicitaria apenas hay constancia en algún lado menos visible de la obra, que tampoco es la única proveniente de éste origen, pues hay otros, diferentes, en varias poblaciones españolas.

    Su trilema se plasma en tres figuras, varón, mujer, niño, estilizadísimas en lo sintético, curvilíneo, y expresivo, que cuenta con la eficacia voluménica de los vacíos; siendo obra de José Carrilero Gil, artista caravaqueño, fundido por E. Capa, ambos de la escuela de Bellas Artes de Madrid.

    El monumento, que con algunos otros, recientes, representa en nuestra plástica callejera, las corrientes más modernas, se inauguró por el alcalde López Rosat en 15 de marzo de 1972.